<< Los lugares donde dormiremos Volver a México Los Guardianes Atlantes >>
El Calendario Azteca

En el Museo Nacional de Antropología podremos ver la Piedra del Sol, más comúnmente llamada “el Calendario Azteca”.

Aunque se le llama calendario, en realidad es un códice; es decir, que su función va más allá de cumplir meramente funciones de regencia astronómica o astrológica, sino que encierra en si mismo muchas más funciones, incluso proféticas.

El Calendario Azteca

Por ejemplo, su utilización era casi exclusiva de las figuras sociales de poder, como el máximo gobernante o Tlatoani y los sacerdotes de más alto rango.
Está formado por varios círculos concéntricos que encierran diferentes figuras, las cuales representan diferentes tópicos, la mayoría de ellos sin descifrar aún en nuestros días. Sus alegóricos dibujos y grafías están relacionados con las Pléyades y con la órbita del planeta Venus.

El Calendario Azteca
Pacal Votán

Otro códice igual de espectacular e indescifrable es el popularmente llamado “el astronauta de Palenque”, o Pacal Votán.
Estos códices pertenecen a un lenguaje muy antiguo, de cuando no existía todavía el lenguaje escrito por no ser necesario; ya que el ser humano de tiempos de la Atlántida e incluso antes, disponía de sus dos hemisferios cerebrales en pleno funcionamiento, y era en sí mismo una especie de archivo viviente por lo que no había necesidad de escribir ni de leer: todo se trasmitía y se llevaba “puesto” en los personales archivos energéticos: chakras y aura. Después de los acontecimientos que destruyeron la Atlántida, los humanos quedamos con un reducido nivel de poder mental, por lo que hubo que dejar legados escritos y codificados para que no se perdieran y pudieran ser recordados. Como prueba de lo que estoy relatando, podemos realizar una copia de

este códice del astronauta en papel de transparencia y la situamos como si fuera un espejo sobrepuesto sobre éste mismo, y podremos observar como el códice se abre y nos muestra una figura completa, tal como si su mensaje sólo fuera descifrable cuando el ser humano pudiera tener nuevamente en pleno funcionamiento sus dos hemisferios cerebrales. Haremos esta práctica durante el viaje, ya que es muy interesante y va mas allá de la curiosidad.

<< Los lugares donde dormiremos Volver a México Los Guardianes Atlantes >>


Calendario de viajes  | Avalon, la isla sagrada  | Glastonbury  | Druidesas  | Los que ya estuvieron  | Fotografías  | Tor  | Laberinto de la Diosa |
Chalice Well  | Iglesia de José de Arimatea  | La Abadía y la Iglesia de la Virgen  | Arboles Celtas  |  Stonehenge  | Un regalo para ti |
ERKS: Uritorco  | México  | Bali  | Antártida  | Fátima  | Sedona  | Quién organiza  | Nina Llinares  | Contáctanos |

© Copyright 2004 - . Viajes a Avalon Sagrado. Todos los derechos reservados