Quizá por mi naturaleza aventurera, quizá porque escribo desde que tenia 7 años sobre cosas "fantásticas", quizá porque el plan de mi alma así lo haya guiado, desde muy joven he estado viajando a lugares maravillosos, cercanos y lejanos, y aquí, en este rinconcito de la Web de viajes del Arcoiris, te incluyo imágenes y algunas palabras sobre los lugares que me han inspirado, todos ellos "lugares de poder" maravillosos que por añadidura, te invito a conocer si gustas, si no sabes que lugar elegir cuando quieras viajar a lugares donde sin duda, podrás llenarte de tu propia esencia.

Ahora son unos pocos pero te prometo que este apartado se irá ampliando: aquí podrás ver imágenes de lugares maravillosos.

La Patagonia argentina. ¿Sabes porque se llama Patagonia?. Este nombre se lo pusieron los conquistadores españoles (¿conquistadores?). Bueno a lo que voy; resulta que cuando llegaron los españoles a estas benditas e inmaculadas tierras, se toparon con sus habitantes oriundos que eran hombres y mujeres de una estatura y envergadura enorme, tenían unos pies grandes, muy grandes, tan grandes que los españoles empezaron a llamarles "patagones", y claro, la tierra de los Patagones no podría llamarse de otra manera mas que Patagonia. De ahí el nombre que aún se sigue conservando y por el que se conoce a toda esta bendita y aún inmaculada tierra. Sus habitantes (te lo juro) tienen los pies normales, las piernas normales y una belleza extraordinaria y además, por si fuera poco, un corazón impecable y un carácter hospitalario, templado, feliz en general.

Tierra de Fuego, Patagonia, Puerto Madrin, Calafate, Antártica, Perito Moreno, montañas de hielo, sonrisas de delfines, sabiduría de ballenas….

La Ballena Franca (Noble), llamada así porque para los pescadores era muy fácil darles caza… morían sin agredir, se dejaban matar y además flotaban….De esta manera era fácil poder arrastrarlas hasta la orilla y despedazarlas sin complicaciones. Eran alimento y mucho más para la gente de aquellas costas, en aquellos tiempos.

Ahora, la Ballena Franca esta protegida y sigue yendo a estas frías aguas para aparearse, para parir y estar con sus hijos enseñándoles a nadar, cazar, defenderse y divertirse.

Todo un espectáculo ver este espectáculo tan cerca de la playa o directamente en el agua yendo de excursión a propósito con una de las innumerables barcas y lanchas que allí hacen éste viaje de acercamiento a las confiadas ballenas Franca. En la época de apareamiento las hembras de ballena Franca llegan y desprenden su aroma de "estoy disponible".

En poco tiempo cada hembra ballena se ve rodeada de un motón de pretendientes que pretenden montarla. Pero ella se toma su tiempo para elegir, y para que ningún "balleno listillo" se adelante a sus preferencias, ella, muy lista, cuando se ve agobiada, por no decir acosada con tanto macho, tiene un truco: se tumba sobre el agua panza arriba…así no hay forma de montarla. Y la dejan tranquila hasta que ella elige con quien aparearse. De este ritual fui testigo. Pero rezaba por no ser testigo de ver el ímpetu del "montaje", porque el macho ballena tiene un pene que mide 2,50 metros (dos metros y medio)….sin comentarios.

Ellas además son muy hospitalarias: permiten que algunas razas de pájaros marinos paseen por sus cuerpos, descansen sobre su enorme superficie cuando parecen estar varadas, no se si es que están echando la siesta pero a veces se tiran quietas mucho tiempo, así, como flotando en la superficie del agua.

En su morro se ven muchas protuberancias que son anidaciones de moluscos en una simbiosis que les resta belleza, pero les llena de amor, de hospitalidad.

Y por si fuera poco están sus cantos, cantos de ballena, cantos profundos, mágicos, como si añorasen los tiempos de la Atlántida.

Allí, en Tierra de Fuego esta también el parque nacional de pingüinos mas enorme del mundo.

Cada año van allí cientos de miles de pingüinos a una cita romántica.

Los primeros en llegar son los machos. Toda la enorme zona, miles de kilómetros de tierra a orillas del agua destinadas a ellos exclusivamente.

Llegan en tropel. Con prisas… saben que los mejores sitios a reservar serán ocupados por los primeros en llegar. Salen del mar ya vestidos de esmoquin y chinochano se dirigen a tierra firme para encontrar un lugar que les parezca especial para construir un nido, un hogar.

Así es el proceso: una vez que Don pingüino (como el de la foto) ha encontrado un solarcito que le parece lindo, hace un agujero, no muy profundo, y lo parcela a su modo (con ramas, hojas, piedrecitas…), en fin, para dejar claro que ese es su sitio. A continuación lo decora (en serio, lo prometo, fui testigo), y lo decora llevando cosas bellas, vamos que a él le parecen bellas, como cosas pequeñas de colores, piedras redonditas, hojas o ramitas…y así prepara el nido para la cita.

La cita es con la misma pingüina que la del año anterior. Y ella, unas semanas después, llega. Las hembras pingüinos llegan mas tarde. Muy listas estas señoritas porque cuando llegan ya tienen el nido preparado. Pero lo más alucinante es que si el nido de su amorcito del año anterior no le gusta…pasa literalmente de él y se va de nuevo a la orilla a darle un vistazo a los "mozos pingüinos" que no tienen pareja (porque son de nueva hornada, es decir, más jóvenes que su ex-prometido o bien porque son de los rechazados -aunque como no llevan etiqueta, pues igual se ligan otra nueva pareja-).

Todo esto que estoy contando es rigurosamente cierto.

Bien, en el feliz caso de que llegue la pingüina, siga su instinto y con total certeza encuentre a su pingüino de amor del año anterior, y, le guste el nido preparado y el rendibú con el que ha sido recibida, se queda. Y ambos enamorados se ponen a darse besos, arrumacos y ha hacer el amor casi a toda hora. Así, doña pingüina queda preñadita en poco tiempo. Y así, don pingüino la cuida, van juntos de paseo, nadan, miran a las estrellas por las noches…hasta que llega el alumbramiento. Pueden ser uno o dos hijitos que cuando nacen, papa pingüino se encarga de proteger, alimentar y educar, porque las hembras pingüinas, agotadas las pobres, se van a nadar con las demás pingüinas. Para distraerse. Con las amigas, en buena compañía.

Y así, cuando los hijos pingüinos ya se valen por sí mismos, todo el mundo sigue su camino, todo el mundo se despide hasta el año que viene. Y el resto de los meses se van por ahí, a otros mares, a otras playas, a nadar, viajar, vivir en libertad…vaya vida ¿verdad? Hasta el año siguiente donde todo éste ritual se repite y se vuelven a encontrar, vuelven a festejar, vuelven a copular, vuelven a quedarse preñadas, a ser papas y de nuevo vuelta a empezar.

LOS GLACIALES

Algo especial tiene la nieve. Sobre todo si donde uno vive no es habitual tenerla, disfrutarla, sentirla, celebrarla. Pero si la nieve nos atrae, mucho más apasionante nos parecerán los glaciares: montañas enormes de nieve hecha hielo centenario, agua hecha hielo de color azul por el reflejo del cielo.

Y silencio. Mucho silencio. Pasear por el agua mortalmente helada de las zonas donde están estas montañas de hielo es una de las experiencias más conmovedoras para quien le gusta viajar. El silencio es tan poderoso que te conmueve el alma, el corazón y el cuerpo. Y, si además en esos momentos, en medio de un espectacular silencio, alguna de estas montañas heladas se rompe….entonces ya la experiencia parece que este acompañada de efectos especiales de la obra de algún dios.

Impresionante.

Bueno, no me enrollo mas….mejor mira las fotos y disfruta.

Sur de Argentina, maravilla de las maravillas.



Calendario de viajes  | Avalon, la isla sagrada  | Glastonbury  | Druidesas  | Los que ya estuvieron  | Fotografías  | Tor  | Laberinto de la Diosa |
Chalice Well  | Iglesia de José de Arimatea  | La Abadía y la Iglesia de la Virgen  | Arboles Celtas  |  Stonehenge  | Un regalo para ti |
ERKS: Uritorco  | México  | Bali  | Antártida  | Fátima  | Sedona  | Quién organiza  | Nina Llinares  | Contáctanos |

© Copyright 2004 - . Viajes a Avalon Sagrado. Todos los derechos reservados